top of page

Por qué quiero hablar de dinero en MI TRIBU


A veces me pregunto si mis habilidades financieras seguirían siendo hoy en el nivel de primaria si no hubiera fundado MI TRIBU en 2019. Mis conocimientos financieros teóricos habían estado a nivel universitario ya desde hace tiempo. Incluso tenía un título universitario en administración de empresas y economía. Pero probablemente me había hecho simplemente en un "gigante del conocimiento" que al mismo tiempo seguía siendo un "enano de la implementación", como dice tan bien Karin Kuschik: realmente yo no aplicaba mis conocimientos a mi vida.


Hoy sé que esto se debía a mis pensamientos y sentimientos sobre el dinero que tenía desde la infancia sin ser consciente de ellos. Esto sólo cambió en el momento en que tuve que decidir si MI TRIBU podía seguir siendo para mí un hobby caro que me consumiera mucho tiempo. Si en este momento yo no hubiera tenido tan claro que no podía haber nada más significativo para mí que ayudar a los inmigrantes a desarrollar su potencial en Alemania, hoy no estarías escuchando o leyendo este artículo.


Los inicios de MI TRIBU

La historia de MI TRIBU empezó cuando pasé mucho tiempo con varias madres hispanas en la cafetería de al lado de la guardería durante el largo periodo de adaptación de mi hija. En las numerosas conversaciones, me di cuenta de que podía apoyar a las mujeres con mis competencias y experiencias profesionales y personales para que se sintieran más seguras en situaciones comunicativas alemanas. Una de estas mujeres, que entretanto se había convertido en buena amiga mío, insistió en formalizar mi ayuda: quería hacer sesiones pagadas conmigo. Dijo que se sentiría más comprometida y sería más diligente si pagaba por ellas. Además, yo la formaría para algo que era muy importante para ella: gestionar más cosas por su cuenta en alemán sin que su marido alemán tuviera que ir siempre con ella.


Enseguida me di cuenta de que los libros de alemán de su escuela de idiomas y los típicos ejercicios no le servían de mucho para alcanzar su objetivo. Me divertí mucho ideando mis propios contenidos y métodos eficientes para ayudar a mi amiga para que se sintiera más segura a la hora de hablar alemán en las situaciones que eran relevantes para ella. Después de nuestras primeras sesiones, me di cuenta de que mi método parecía funcionar. Mi amiga me contó por ejemplo orgullosamente cómo había conseguido explicar su opinión al pediatra en alemán o que cuando hablaba por teléfono con su suegra ya no se sentía tan limitada.


Yo estaba muy contenta porque podía ayudar y además había ganado como amiga a una mujer inspiradora. Además pasé un bonitos ratos con ella y disfrutaba el proceso de idear una buena estrategia de apoyo para ella y crear materiales adecuados para ello. Definitivamente, no me pareció trabajo.


¿Qué significa realmente trabajo?

Hasta entonces, trabajar para mí significaba que tenía que cumplir exigencias externas. Hasta este momento sólo había sido empleada y por lo general había tenido la suerte de disfrutar de la mayoría de mis trabajos. Pero incluso en mi trabajo favorito como docente universitaria, en el que tenía bastante libertad, había requisitos que tenía que cumplir y eso me desesperaba a menudo.


Para mí, esto encajaba totalmente con la imagen que tenía del trabajo: si quería conseguir dinero por algo, de alguna manera tenía que suponer un esfuerzo. Para mí, no cuadraba recibir dinero por algo que simplemente disfrutaba haciendo. Igual que para mí no cuadraba hacer algo bueno desde el corazón y recibir dinero por ello.


¿Minijob, hobby caro o "trabajo de verdad"?

Se corrió la voz en la comunidad hispanohablante de que yo podía ayudar a las mujeres a afrontar mejor por sí solas los retos de la vida cotidiana en Alemania y a sentirse más cómodas y llegadas a Berlín. Así que conocí a más mujeres estupendas e inspiradoras, desarrollé más ideas y materiales para apoyarlas, recibí comentarios maravillosos y escuché de ellas historias de éxito muy conmovedoras. El hecho de que mientras tanto estuviera ganando casi un sueldo de minijob con ello fue un bonito efecto secundario, pero aún así lo sentí extraño.


En esta fase, mi marido y yo decidimos que nuestro piso de 54 metros cuadrados se nos había quedado pequeño para los cuatro. En el mercado inmobiliario berlinés, eso significaba que teníamos que contar con un alquiler al menos el doble de caro por un piso que fuera un poco más grande. Lo cual significaba que mi sueldo de minijob no era para nada suficiente. Necesitábamos más dinero y, en mi manera de ver el mundo, eso significaba automáticamente que ahora tenía que buscar un "trabajo de verdad".


¡Voy a ser empresaria!

Exactamente en ese momento, una mexicana se había enterado de mí y buscaba mi apoyo. Después de nuestra primera sesión, ya estaba completamente convencida de mí y de mi método. Vio un gran potencial y me recomendó una tutoría grupal para emprendedoras, financiada con dinero público, así que ni me costaría nada. Sin embargo, tuve que solicitar una plaza inmediatamente porque el plazo de solicitud finalizaba al día siguiente.


¿Empezar mi propio negocio? ¿Convertirme en empresaria? ¿Yo? ¡Eso en el fondo no encajaba en absoluto conmigo! Pero, por otro lado, sentía el fuerte deseo de poder ayudar a muchas más mujeres. Y realizar mi trabajo según mis propias reglas era, de alguna manera, era una idea tentadora. Pero creía que no se podía ganar un sueldo de verdad ayudando a los demás. Y mucho menos con el dinero de inmigrantes que no tenían mucho dinero porque apenas estaban buscando su lugar en Alemania.


Por otro lado, el asesoramiento empresarial me saldría gratis. Y las cosas gratis hay que aprovecharlas. Al fin y al cabo, "sólo" tenía que invertir mi tiempo y, si no me aportaba nada, siempre podía buscarme un "trabajo de verdad". Al final, probablemente fue la combinación perfecta de mi miedo a perder una gran oportunidad, un intenso impulso interior y la falta de alternativas concretas en aquel momento. Así que me presenté y conseguí la plaza. Eso no sólo fue el comienzo de MI TRIBU, ¡sino también mi primer paso en el camino de transformar mi relación con el dinero!


Hablar de dinero tiene sentido

Por el camino, no sólo aprendí mucho sobre mí misma, sino que también me di cuenta una y otra vez de que no era la única cuyo desarrollo de las habilidades financieras estaba estancado en el nivel de la escuela primaria. Sólo que nadie hablaba de ello por iniciativa propia. Pero yo he descubierto que no sólo se sienta bien hablar de dinero, sino que intercambiarse con los demás hace que uno progrese mucho más rápido y que crezcamos juntos. Y es divertido.


Pero no sólo eso. La mayoría de las personas sólo pueden alcanzar su independencia económica si tratan el tema del dinero de forma activa y eficiente. Y un cierto grado de independencia es sencillamente indispensable para poder vivir sin preocupaciones y desarrollar el propio potencial. Además, hay que tener en cuenta que el déficit de pensiones (o, mejor dicho, la "brecha de las pensiones"), incluso en un país rico como Alemania, significa que ni los funcionarios pueden permitirse el lujo de suponer que de algún modo tendrán suficiente dinero en su vejez.


MI TRIBU habla de dinero

Por eso quiero que el "dinero" sea un tema del que se habla en MI TRIBU. Me parece importante y enriquecedor (¡en el verdadero sentido de la palabra!) romper con la vergüenza y los tabúes que hacen que mucha gente se resista a hablar de dinero. Porque una vez que has dado el primer paso, ¡es realmente divertido! Aprendes mucho de ti mismo y de los demás, por lo que te desarrollas automáticamente. Y tus conocimientos de alemán e interculturalidad se amplían casi de paso.


En un futuro próximo, me gustaría presentarte varios libros y herramientas que me han ayudado mucho en mi camino para ser más competente desde el punto de vista financiero. Y en la próxima tertulia literaria hablaremos de uno de mis libros favoritos para entrar al tema de la educación financiera.


No dudes en contarme lo que piensas sobre el tema del dinero. ¡Hablemos del dinero!

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page